Cultivar hierbas aromáticas.

El uso de las hierbas aromáticas en nuestra cultura.

El contar con hierbas aromáticas en el jardín o terraza además de ser un elemento paisajístico más, es una de las costumbres más arraigadas en nuestra cultura mediterránea. Este tipo de plantas se han utilizado desde la antigüedad como un verdadero botiquín natural pues contienen aceites esenciales que bien utilizados ofrecen efectos beneficiosos y se usan en aceites, ungüentos, en la comida, en tisanas, en refrescos, en cosmética... pero si vas a utilizarlas de manera artesanal  hazlo siempre con moderación.

Tomillo en flor.
Además ofrecen una gama de aromas muy agradable y algunas de ellas son auténticos repelentes de los insectos como las lavandas, la albahaca o la menta. Este grupo de plantas tiene la peculiaridad de no sufrir la mayor parte de las plagas propias del huerto, pero son susceptibles al exceso de humedad, por lo que cuando veas hojas con marca de presencia de hongos, limítate a quitarle esas hojas y a espaciar más los riegos y no vuelvas a regarlas hasta que el sustrato se muestre seco.

Como hemos dicho, tienen una función paisajística indudable y es fácil integrarlas en el diseño del jardín o terraza como son las salvias, lavandas, romero, tomillo, hierba luisa, laurel o cebollinos.

Romero de tipo rastrero
Como culinarias podemos diferenciarlas entre las conocidas como las "finas hierbas" y que serían el perejil, cebollino, estragón, perifolio... que se utilizarían preferentemente en estado fresco y muy picadito. Las llamadas "hierbas provenzales" que abarcarían el orégano, la albahaca, el romero, tomillo, laurel, se utilizan tanto en fresco como en seco. Sólo hay que pensar en uno de nuestros platos más típicos, la paella, que en su formato más original, la de campo, utiliza como ingredientes principales, aparte del arroz, el conejo y el tomillo o romero, así que no son cosa de italianos, si no más bien de la zona mediterránea.

Cultivo de las aromáticas.

Se pueden cultivar prácticamente en cualquier rincón del jardín. La clave es encontrar un sitio adecuado para sus requerimientos luz.
¿Dónde colocarlas? En sombra o semisombra. Con tener 3 ó 4 horas de luz tienen suficiente, incluso las de tipo herbáceo las puedes cultivar dentro de casa si el ambiente es luminoso aunque deberás humedecerlas con algún spray de agua para compensar la sequedad ambiental del interior en los meses de calefacción.
Utiliza mejor abonos orgánicos que químicos, los hay en formato líquido para disolver en el agua de riego. Y mantenlas limpias de hojas y flores marchitas. Si ves ramitas de crecimiento débil , aplica una poda de pinzamiento recortándolas con los dedos para que las ramas más fuertes crezcan mejor.


Recolección de las aromáticas.

Para que no pierdan sus aceites esenciales es mejor recolectarlas o bien a primera hora de la mañana o cuando caiga el sol y se hayan recuperado del calor diurno. Y si las quieres desecar, no lo hagas bajo la luz del sol, cuélgalas boca abajo en zona de sombra tras haberlas lavado y secado con papel de cocina. Cuando ya se hayan secado, hay que meterlas en un frasco de cristal  y guardarlas en lugar seco si las quieres utilizar para condimento. Si es para perfumar, utiliza bolsas de tela tipo gasa o venda que dejen pasar sus aromas.




Comentarios